¿Un verano sin hormigas?

hormigas,

Si hay unos insectos que han colonizado la Tierra casi por completo esas son las hormigas, por eso, cuando nos preguntan si es posible no tener hormigas en verano, la respuesta es clara y concisa: imposible, aunque si se puede prevenir su aparición. ¿Cómo?

Las hormigas están por todas partes. Puede que no las veas, pero presta más atención fíjate y seguro que las empiezas a localizar. Sin duda alguna son unos insectos fascinantes, quizás una de las razones por las que se han extendido globalmente casi sin oposición, es su aspecto.

Las hormigas son unos insectos con aspecto de “no haber roto un plato en su vida”. Parecen inofensivas, tenemos asimilado que no son un potencial peligro, aunque pueden llegara a convertirse en un gran problema.

Son insectos sociales de la familia Formícida. Comparten familia con otras conocidas, como las abejas y las avispas. Del orden de los himenópteros. En su estudio se ha descubierto que son la evolución de otro insecto anterior muy parecido a la avispa que hoy conocemos.

Al ser seres sociales suelen formar colonias que varían en su tamaño, dependiendo del contexto donde se desenvuelven. Algunas son pequeñas, y pueden encontrar su hogar en cavidades que le proporciona la naturaleza o el entorno. Otras colonias pueden llegar a ser de millones de insectos. Estas colonias disponen de un sistema organizativo digno de estudio y elogio.

Cuando empieza a llegar el verano es normal ver hormigas aladas. Se trata del vuelo nupcial, hembras y machos salen buscándose los unos a las otras. El macho muere al tiempo de finalizar el apareamiento. Cada una de las hormigas reinas fecundadas pueden crear una nueva colonia.

¿Sabías que han sido clasificadas más de doce mil quinientas especies de hormigas en el mundo?

Cuando las hormigas colonizan los ambiente urbanos, suelen tener sus colonias fuera de las edificaciones. Eso nos implica que nuestra actuación es fundamentalmente en el exterior de las edificaciones. Esto excluye en la mayor parte de los casos una actuación dentro de las viviendas, pero ojo es posible que puntualmente se tenga que hacer en alguna.

Por lo general emplearemos cebos para atraer a las hormigas obreras. Éstas nos harán una gran parte del trabajo. Llevarán el cebo dispuesto a la colonia, para alimentar a las reinas y a las larvas. Nuestro control entrará en el centro mismo de la colonia, lo que implica el éxito total de nuestro control de plagas en lo referente a las hormigas y sus colonias.

¿Quieres un verano sin hormigas? 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies