Tres actuaciones fundamentales en el control de plagas

control de plagas,

La desinfección a tiempo puede ahorrar cuantiosos costes sanitarios, económicos y medioambientales, por lo que vamos a seguir dando consejos para controlar las plagas en casa a través de tres actuaciones fundamentales.

En primer lugar, la desinfección es una técnica de saneamiento para destruir los microorganismos patógenos (bacterias, virus y hongos) mediante la nebulización y pulverización de productos químicos. Se trata de mantener los niveles de contaminación microbiana dentro de los límites considerados aceptables, desde el punto de vista sanitario. Las principales ventajas de esta desinfección ambiental son:

  1. Un reparto homogéneo del desinfectante para alcanzar todas las superficies de la vivienda.
  2. Elimina todos los microorganismos, incluso los más resistentes.
  3. Se utilizan gran variedad de productos de gran eficacia y versatilidad, que no son nocivos para el hombre.
  • La fumigación es una técnica de desinfección más agresiva que se aplica para controlar plagas en hogares y cultivos. El método de fumigación en hogares o ambientes cerrados se basa en la aplicación de un gas (como el bromuro de metilo) que es muy dañino para la salud, por lo que debemos esperar a que los niveles tóxicos bajen para poder volver habitar la casa.
  • La desinsectación. Las empresas que nos dedicamos a ello reemplazan de manera gradual los plaguicidas químicos (biocidas) por otros métodos con igual efectividad, pero de bajo impacto en el medio ambiente y la salud. La desinsectación tiene como objetivo la eliminación de insectos, para lo cual hay que tener en cuenta algunos factores:
  1. Reconocer el tipo de artrópodo.
  2. Conocer su distribución, ciclo biológico, comportamiento y estimar su densidad.
  3. Elegir un plaguicida específico y realizar el tratamiento en el lugar donde la plaga es más sensible.

Se intenta siempre utilizar la menor cantidad de insecticida y de productos químicos para eliminar las plagas de insectos y, si es posible, se usan geles y trampas de feromonas, con el fin de respetar el medio ambiente y la salud de las personas.

  • La desratización. Antes de realizar los tratamientos, las viviendas se someten a una inspección detallada para averiguar las posibles vías de entrada de los roedores. La desratización tiene por objeto la eliminación de ratas y ratones de un determinado lugar para reducir al mínimo el impacto en el hombre. Puede entenderse desde dos aspectos diferentes:
  1. Pasiva: es la técnica defensiva que impide que los roedores penetren, vivan y proliferen en la vivienda.
  2. Activa: integrada por métodos físicos, químicos y biológicos. Su objetivo es el control de las poblaciones de roedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies