Durmiendo con la enemiga: La chinche de la cama

Se sienten, dejan su huella pero son casi imperceptibles a la vista. Las chinches de cama tienen hábitos nocturnos y son altamente discretas, ya que trazan excelentes estrategias para la supervivencia.

El cambio climático y la globalización han provocado un incremento espectacular de este insecto, convirtiéndose en la plaga que más ha aumentado en España. De ahí la importancia de la formación y lo cursos para prevenirlas y controlarlas.

Las chinches de la cama se alimentan de sangre y causan picaduras que provocan picazón. Las adultas son de color café, miden entre 0.6 y 1 centímetro, y tienen un cuerpo plano, de forma ovalada. Las chinches jóvenes, llamadas ninfas, son más pequeñas y de color más claro.

Estos insectos se esconden en varios lugares alrededor de la cama. También pueden ocultarse  en las costuras de sillas y sillones, entre cojines y en los pliegues de las cortinas. Salen a alimentarse de sangre aproximadamente cada cinco a diez días. Pero pueden sobrevivir más de un año sin comer.

chinche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies