La procesionaria, la plaga enemiga del pino

El perfecto mantenimiento de los jardines obliga a estar atentos a cualquier plaga que se pueda producir. Una de las más comunes en los países mediterráneos es la conocida como la Procesionaria del pino. Esta especie de gusano tiene unos pelos que producen una serie de alergias que pueden llegar a ser muy importantes sobre todo en ancianos y en niños. Pero además, al ser parasitarias de los pinos, sobre todo, pueden llegar a hacer que sequen y mueran.

El daño más importante que ocasiona la procesionaria a los pinos se produce cuando la oruga ya ha crecido y come mucho más, lo que sucede, precisamente, en la época del año en la que estamos, entre el final del invierno y el principio de la primavera. En árboles adultos raramente se produce la muerte, sí que puede ocurrir en los más jóvenes y débiles que llegan a secarse. Pero es importante saber que la oruga se puede extender muy rápidamente a otros árboles.

Existen varios métodos para combatir a la procesionaria. Desde la utilización de productos químicos, que deben ser utilizados por personal cualificado, hasta otros más naturales y trabajosos, como es ir cortando uno a uno las bolsas o nidos de las orugas que se encuentran en los árboles. También suele ser efectiva la introducción de otras especies depredadoras que se alimentan de la procesionaria.

20009034_s

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies