Adiós a los roedores

No  hace falta ver al roedor correteando a sus anchas por la casa para saber que se encuentra ahí. Solo con fijarnos en pequeños papeles mordisqueados, restos fecales o esos sonidos de rasqueteos , podemos identificar con claridad que hay roedores en nuestro hogar.

La cantidad de enfermedades que transmiten, entre ellas la Leptospirosis, hace muy peligrosa a esta plaga, por lo que estar alerta y prevenir es siempre la mejor opción:

  • Limpieza: Mantener el hogar correctamente aseado es una buena manera para alejar a los roedores ya que, sin ningún resto de comida no tendrán alimento a su disposición.
  • Menta: El olor a menta es desagradable para los roedores, colócala en esquinas, alacenas y rincones para evitar su aparición.
  • Mantén la comida en alto: Usa contenedores de plástico y mantén la comida en los estantes superiores para evitar crear aromas que atraigan a los roedores.
  • Bolas de naftalina: Coloca esas bolas para en el jardín, rincones y lugares donde su aroma no moleste, así identificarán ese olor como presencia de un depredador y se mantendrán alejados.

Y, ante una plaga, recuerda que puedes contar con nuestro equipo de profesionales de Control de Plagas Higienisa: ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies